Centro de Rehabilitación Médica Avanzada, Villaviciosa de Odón, Medicina Subacuática e Hiperbólica, Rehabilitación, Fisioterapia, Psicología, Logopedia

El plato de Harvard es una guía para crear comidas saludables y equilibradas.

El plato de Harvard se diseñó como una herramienta didáctica sencilla, en la que se refleja la distribución de la típica pirámide de alimentos pero traducida en formato circular.

Lo interesante es, que de un vistazo, las personas pueden determinar las cantidades adecuadas de cada grupo de alimentos que deben consumir.

¿Cómo se distribuye el plato de Harvard?

El plato de Harvard se divide básicamente a la mitad:

En la primer mitad se sirven verduras/hortalizas (que son fuente de vitaminas y fibra).

La segunda mitad se divide a su vez más o menos por la mitad, de tal forma que:

  • La cuarta parte sean cereales, de preferencia integrales (ricos en hidratos de carbono como pan, pasta o arroz).
  • Y en la última cuarta parte del plato se sirven alimentos con alto contenido de proteínas (como pescado, pollo, cerdo, ternera, huevo, queso o legumbres).

 

El plato de Harvad constituye una herramienta básica para conseguir una alimentación equilibrada.
Los alimentos se pueden cocinar con aceite de oliva virgen extra, y de postre añadiría una pieza de fruta.
De esta forma, se consigue con facilidad una dieta equilibrada, es decir, que tenga el aporte adecuado de:
  • Proteínas (15% del total de la energía diaria consumida),
  • Grasas (25-30% de la energía),
  • Hidratos de carbono (55-60% de la energía).

 

Es importante guardar este equilibrio en nuestra alimentación dado que las proteínas son  fuente de aminoácidos para la producción y reparación del tejido muscular y para la formación de hormonas.

Es decir, las proteínas tienen una función estructural en nuestro cuerpo y no constituyen la principal fuente de energía.

Las grasas, además de aportar energía, son parte fundamental de las membranas de nuestras células.

Y el grupo de los cereales, junto con las frutas y verduras aportan la principal fuente de energía, además de vitaminas y minerales.

Si se suprime de nuestra alimentación alguno de estos grupos de alimentos (por ejemplo los cereales) la alimentación es desequilibrada y el cuerpo utilizaría las proteínas del músculo como fuente de energía.

Es importante consumir todos los grupos de alimentos, mientras más variedad mejor.

 

Centro GF. Unidad de Dietética y Nutrición
Consultas y citas en el 91 616 31 62

___

Deja una respuesta

Tu email no sera publicado.

*